Campañas de prevención

¿Qué es la enfermedad celíaca?

La enfermedad Celíaca es una intolerancia permanente al gluten, (proteína que se encuentra en el trigo, avena, cebada y centeno) que ocurre en individuos genéticamente predispuestos.

La ingestión de gluten en una persona celíaca, afecta la mucosa del intestino y disminuye la capacidad del mismo de absorber nutrientes.

Se desconoce la causa exacta de la enfermedad celiaca. En su patogenia intervienen factores ambientales, genéticos e inmunológicos.

La celiaquía es considerada la enfermedad intestinal crónica más frecuente. A pesar de que aun no hay registro de casos, estudios preliminares en nuestro país indican una prevalencia de aproximadamente 1: 200. Sin embargo actualmente se calcula que 1 de cada 100 personas es celíaca.

La enfermedad puede presentarse en cualquier momento de la vida desde la lactancia hasta la adultez avanzada.

Aquellas personas con familiares que padezcan la enfermedad están en mayor riesgo de padecerla.

A su vez existen numerosas enfermedades y afecciones que pueden estar asociadas a la Enfermedad Celíaca:

  • Anemia

  • Diabetes Tipo I

  • Trastornos autoinmunitarios: como la artritis reumatoidea y el lupus eritematoso sistémico

  • Dermatitis herpetiforme

  • Síndrome de Down

  • Intolerancia a la lactosa

  • Aborto espontáneo o infertilidad inexplicable

  • Osteoporosis u osteopenia

  • Enfermedad tiroidea

Síntomas

La enfermedad celíaca presenta un cuadro clínico complejo y los síntomas pueden variar significativamente de una persona a otra. Dicha variabilidad es parte de la razón por la cual el diagnóstico con frecuencia se retrasa.

 

 

Infancia                                                        Adolescencia                                    Adulto

Vómitos                                                              Anemia                                      Diarrea
Diarrea                                                       Dolor abdominal                           Irritabilidad
Náuseas                                                            Diarrea                            Cambios del comportamiento (apatía, depresión)
Anorexia                                                      Estreñimiento                        Disminución del apetito
Astenia                                                         Meteorismo                                 Pérdida de peso
Distensión abdominal                                  Estomatitis                                Anemia 
Pelo frágil                                                   Corta estatura                         Dermatitis herpetiforme
Hipotrofia muscular                                     Dermatitis                                   Osteoporosis
Retraso crecimiento                                       Cefaleas                                      Fracturas
Irritabilidad                                                Retraso puberal                         Estreñimiento
Introversión                                               Menarca tardía                                Abortos
Anemia                                                                                                               Infertilidad                   
Formación de hematomas                                                                               Convulsiones
Defectos esmalte dental                                                                                  Migrañas
Corta estatura                                                                                                     Ataxia             

                                                                                                                          Miocardiopatías

 

Diagnóstico y Tratamiento

El diagnóstico se realiza a través del dosaje de anticuerpos específicos en sangre y el definitivo a través de la biopsia intestinal que se debe efectuar antes de iniciar el tratamiento.

La detección temprana y el tratamiento oportuno revisten fundamental importancia para evitar complicaciones secundarias de esta patología.

Hasta el presente no existe terapia farmacológica para tratar la enfermedad. Una vez diagnosticada, la sintomatología revierte con una dieta estricta de alimentos libres de gluten, que deberá mantenerse de por vida.

¿Qué alimentos contienen gluten?

El gluten se encuentra presente en los cereales de trigo, avena cebada y centeno (TACC) y sus derivados.

Por lo cual las personas celiacas deben evitar estos cereales y todos aquellos productos elaborados en base a ellos, como son:

  • Harinas de Trigo, Avena, Cebada y Centeno, y todos sus derivados.

  • Alimentos industrializados que puedan tener gluten en su composición, ya sea como espesante, estabilizante, etc.

  • Medicamentos que puedan contener gluten como excipiente ( consulte a su médico)

Es decir deberán consumir todos aquellos alimentos libres de gluten o sin TACC

El Ministerio de Salud de la Nación a través de la ANMAT, publica un listado de alimentos de consumo humano que han sido analizados y se consideran aptos para celíacos. Esta nómina se actualiza bimestralmente y es posible encontrarla en: www.anmat.gov.ar/Alimentos/Alimentos.asp

Dengue

El dengue, zika y la fiebre chikunguña son enfermedades virales transmitidas por dos especies de mosquitos, el Aedes aegypti y el Aedes albopictus. Ambos presentan un aspecto pequeño, oscuro con rayas blancas en el dorso y en las patas, de hábitos domésticos, que depositan sus huevos en lugares oscuros donde se acumula agua.
En la actualidad, los envases no retornables, de lenta o nula degradación, abandonados en espacios públicos y en domicilios, así como otros elementos que conservan pequeñas cantidades de agua por varios días, se convierten en espacios propicios para la propagación del mosquito vector del dengue, la fiebre amarilla y la fiebre chikunguña. Otros factores que contribuyen a este fenómeno son la temperatura y humedad adecuada, una alta concentración poblacional y la circulación de migrantes de países vecinos con endemias de estas enfermedades. No todos los mosquitos las contagian, sólo aquellos que previamente picaron a una persona enferma.

 

En el caso del dengue, el período de incubación de la enfermedad varía de 3 a 14 días, con un promedio que oscila entre 4 y 7 días.
Las personas que lo padecen son infectantes para los mosquitos desde el día previo al inicio de los síntomas y hasta el quinto de su desarrollo.
En la fiebre chikunguña, los síntomas comienzan a manifestarse por lo general de 3 a 7 días después de la picadura de un mosquito infectado; y desaparecen en 1 a 3 semanas.

En la fiebre por virus zika, los síntomas suelen presentarse de forma moderada o aguda, después de un período de incubación de 3 a 12 días, y duran entre 4 y 7 días. 

 

Estas enfermedades no se transmiten de persona a persona.  Sin embargo, sí pueden transmitir la infección las mujeres embarazadas que resultan afectadas cerca del momento de concebir (el contagio es al recién nacido durante el parto).


Los síntomas que se pueden presentar son:

  • fiebre alta,

  • dolores de cabeza,

  • dolores musculares e inflamación de las articulaciones,

  • aparición de manchas en la piel, sarpullidos,

  • cansancio intenso.



Las formas graves pueden aparecer acompañadas de dolores abdominales, hemorragias y signos de insuficiencia circulatoria. En el caso de la fiebre chikunguña, los dolores articulares pueden prolongarse en el tiempo.
Actualmente no existe una vacuna para prevenir estas enfermedades, pero sí se prescriben medicamentos para reducir la fiebre y los dolores. El control de estos síntomas y la hidratación son fundamentales para el tratamiento.
ES MUY IMPORTANTE NO AUTOMEDICARSE. De presentar estos síntomas se recomienda la visita al médico en forma inmediata.




La mejor forma es impedir la presencia del mosquito transmisor en las viviendas y cerca de ellas.
 

  • Eliminar todos los recipientes en desuso que contengan agua estancada (latas, botellas, neumáticos).

  • Renovar el agua de floreros y bebederos de animales diariamente.

  • Colocar boca abajo los objetos que se encuentran en el exterior y que puedan acumular agua (baldes, frascos, macetas).

  • Limpiar canaletas y desagües pluviales de la casa.

  • Mantener los patios y jardines desmalezados.

  • Tapar los recipientes utilizados para almacenar agua (tanques, barriles, toneles).

  • No atar botellas a árboles y canteros.

  • Mantener limplias, cloradas o vacías las piletas de natación, fuera de la temporada.



Ante la presencia de mosquitos:
 

  • Colocar mosquiteros o telas metálicas en las aberturas de las viviendas.

  • Protegerse de los mosquitos utilizando espirales, pastillas o líquidos repelentes cada cuatro horas.

  • No exponerse al sol durante las horas de mayor actividad del mosquito (mañana y tarde).

  • Proteger cunas y cochecitos del bebé con mosquiteros en exteriores.

  • Cubrir brazos y piernas cuando se realicen actividades al aire libre.



CONTROLAR LA ENFERMEDAD ES CONTROLAR AL MOSQUITO.




Fuente: Ministerio de Salud
Departamento de Epidemiología
Más información en www.msal.gov.ar

Cuidar la salud renal es cuidar todo el organismo.

El objetivo es concientizar acerca de la importancia de proteger el buen funcionamiento de los riñones, especialmente teniendo en cuenta que las enfermedades renales cronicas suelen ser silenciosas.

Si bien los riñones pueden verse afectados en cualquier etapa, es más frecuente que esto ocurra en edades avanzadas. Una vez pasados los 40 años, el filtrado del riñón comienza a caer progresivamente.

Junto a su envejecimiento natural, otras enfermedades afectan la función renal, como la diabetes, la hipertensión arterial y la insuficiencia cardíaca. De la misma manera, la enfermedad renal incrementa el riesgo de ataque cardíaco y de accidentes cerebrovasculares y ocasionalmente puede derivar en insuficiencia renal, requiriendo diálisis o trasplante.

Una de cada 10 personas padece alguna forma de enfermedad renal, y cada año son millones las personas que mueren prematuramente por causas relacionadas con esta afección.


Para tener en cuenta:

 

  • La vejez no es una enfermedad. Tanto el riñón como el resto de los órganos y sistemas del cuerpo sufren cambios con el paso del tiempo.

  • La edad biológica tiene más relevancia que la cronológica.

  • El objetivo médico es preservar y rehabilitar las funciones del organismo, con el fin de conservar la independencia y una mejor calidad de vida.

  • Se debe prestar atención a la poli-farmacia que suele generar la sumatoria de enfermedades. Es clave medir la función renal en un adulto mayor al momento de planificar el uso de medicamentos, y prever el riesgo de otros trastornos de la salud comunes en la vejez.

  • Durante la ancianidad puede alterarse el funcionamiento del mecanismo natural de la sed, que previene la deshidratación. Es necesario informar esta situación a los mayores, para que incorporen el hábito de tomar abundante líquido en forma regular aunque no sientan sed.

  •  

Recomendaciones sobre la alimentación de los adultos mayores

 

  • Prestar atención a las dificultades que puedan surgir en el aparato digestivo, como la pérdida de piezas dentales (lo cual incide en la masticación), modificaciones en los sentidos del olfato y del gusto, cambios en la motilidad intestinal y en la absorción de nutrientes, descalcificación de los huesos, etc.

  • A los adultos jóvenes con enfermedades renales crónicas se les suele recomendar la restricción de proteínas y de calorías, pero en adultos mayores se debe adaptar esta indicación a la necesidad de mantener una buena y funcional masa muscular que ayude a conservar el equilibrio y la movilidad.

  • Como ya se expuso, es importante beber abundante cantidad de líquido.

  • Moderar el consumo de sal y azúcar.

  • Vigilar las grasas de origen animal que se ingieren.

  • Acompañar la alimentación saludable con actividad física adecuada para cada organismo.

 

Tomar las medidas de prevención necesarias y consultar periodicamente con un médico de confianza son dos factores que hacen posible moderar la progresión de la enfermedad renal, disminuir sus complicaciones y alcanzar una mejor calidad de vida.



Fuente:
Sociedad Argentina de Nefrología
www.san.org.ar

 

Esta información que brindamos a través de nuestra página contiene conceptos básicos y generales sobre las temáticas abordadas. Para contar con asesoramiento detallado y personalizado, consulte con su médico de referencia.

¿Qué es la diabetes?

 

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por presentar niveles aumentados de azúcar en sangre (glucemia) y puede dañar las arterias y algunos órganos.
Si no se trata adecuadamente, estos niveles alcanzan valores excesivamente altos, dando lugar a las complicaciones agudas de corto y largo plazo.
 

¿Cuáles son sus causas?


La glucosa es un azúcar que proviene de los alimentos, circula por la sangre y es utilizada por el organismo para obtener la energía necesaria para desarrollar cualquier tipo de trabajo. La causa de la diabetes es una alteración en la producción o el funcionamiento de la insulina por el páncreas. 
La insulina es una hormona que fabrica el páncreas, cuya misión es facilitar la entrada de los azúcares desde la sangre a las células. Cuando no hay insulina, como en los diabéticos jóvenes (Tipo 1), la diabetes tipo 1 comienza generalmente antes de los 30 años. Su tratamiento requiere seguir un plan de alimentación adecuado y la aplicación de inyecciones de insulina. 

Cuando  no funciona correctamente, como ocurre en los adultos, se llama diabetes Tipo 2. Es la  diabetes más común. Si bien suele presentarse después de los 40 años, el comienzo de la enfermedad se observa en forma cada vez más frecuente en adolescentes y jóvenes. Este tipo de diabetes puede ser consecuencia del sobrepeso, la obesidad, la mala alimentación y la falta de actividad física. El azúcar no pasa de la sangre a los órganos y el funcionamiento es deficiente. Al tiempo, el azúcar se acumula en la sangre en cantidades superiores a las normales, y aparece la hiperglucemia. Cuando la glucosa en sangre es muy alta,  el organismo no puede retenerla, por lo que la elimina por la orina: glucosuria. 

En un paciente mal controlado o no tratado aparecerá hiperglucemia y glucosuria. 
La causa más frecuente de la diabetes Mellitus es la producción insuficiente de insulina por el páncreas, en general, en personas con obesidad abdominal y sedentarias que sufren la insulinorresistencia.
 

¿Cómo se detecta?

 

El estudio de diabetes se realiza mediante la medición de la glucosa en sangre y en ayunas y se recomienda en las siguientes circunstancias: 

  • En todos los individuos mayores de 45 años, y repetir cada 3 años mientras sea normal. 

  • En la población más joven, cuando existan factores de riesgo. 

  • Cuando aparezcan síntomas o signos que sugieran diabetes: 

  1. poliuria (orinar mucho), 

  2. polifagia (aumento del apetito), 

  3. polidipsia (beber mucho por sed), 

  4. pérdida de peso, 

  5. retinopatía (complicaciones oculares),

  6. proteinuria, 

  7. infecciones urinarias, 

  8. infecciones cutáneas. 

  • Cuando el nivel de glucosa plasmática en ayunas está entre 110 y 125, es necesario repetir la glucemia y si persiste, realizar un test de Tolerancia Oral (75g de glucosa disuelta en 300ml de agua que se ha de tomar en 3-5 minutos). 

  • Pacientes con antecedentes de hipertensión arterial o con trastornos del colesterol.

 

¿Cuál es el tratamiento?

 

Se basa en 5 pilares: 

  • Plan de alimentación saludable: rico en frutas verduras y fibra y bajo en alimentos grasos, con elección de hidratos de carbono (azúcares de absorción lenta). 

  • Ejercicio físico. 

  • Automonitoreo glucémico en domicilio. 

  • Tratamiento farmacológico: medicación vía oral  o inyectable: insulina. 

  • Educación diabetológica.

 

¿Cómo se puede prevenir?


Para la diabetes tipo 1 no existe ningún método eficaz por el momento.                                                      

En cambio, está comprobado que la más frecuente, la diabetes de tipo 2, por estar relacionada con la
obesidad, se puede tratar de evitar en gran medida adoptando hábitos de vida saludables: 

  • Aumentar el consumo de frutas y hortalizas. 

  • Evitar los alimentos con alto contenido en sodio (fiambres, embutidos, aderezos, productos de copetín, quesos, etc.). 

  • Cocinar sin agregar sal. Reemplazarla por perejil, albahaca, tomillo, romero y otros condimentos. 

  • Realizar 6 comidas diarias: 4 principales y 2 colaciones. 

  • Consumir carnes rojas o blancas (pollo o pescado) no más de 5 veces por semana. 

  • Cuidar el cuerpo yevitar el sobrepeso. 

  • Realizar al menos 30 minutos diarios de actividad física de manera continua o acumulada: usar escaleras en lugar del ascensor, caminar, bailar, etc. 

  • No fumar. Incluso pocos cigarrillos por día son muy dañinos para las arterias, en especial para las personas con diabetes.


 

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación
www.mssalud.gob.ar

Esta información que brindamos a través de nuestra página contiene conceptos básicos y generales sobre las temáticas abordadas. Para contar con asesoramiento detallado y personalizado, consulte con su médico de referencia.

 

Diabetes: causas y prevención

Recordamos los principales conceptos a tener en cuenta sobre esta afección y las diferentes medidas que se pueden adoptar para prevenirla.

 

La hipertensión arterial

 

La hipertensión es el aumento de la presión arterial de forma crónica. Se trata de una enfermedad que no produce síntomas durante mucho tiempo y, si no se trata, puede desencadenar complicaciones severas como un infarto de miocardio, una hemorragia o trombosis cerebral. Las consecuencias iniciales de la hipertensión se presentan en las arterias, que se endurecen a medida que soportan la presión arterial alta en forma continua, se hacen más gruesas y dificultan el paso de sangre. Esta afección se conoce como arterosclerosis.

Causas y diagnostico

Aún no se han descrito todavía las causas específicas, aunque se ha relacionado con una serie de factores que se presentan en la mayoría de las personas que la sufren. Conviene separar aquellos relacionados con la herencia, el sexo, la edad y la raza -y por tanto poco modificables- de los que se podrían cambiar al variar los hábitos, ambiente, y las costumbres de las personas, como: la obesidad, la sensibilidad al sodio, el consumo excesivo de alcohol, el uso de anticonceptivos orales y un estilo de vida muy sedentario.

La única manera de detectar la hipertensión en sus inicios es con revisiones periódicas. Mucha gente tiene la presión arterial elevada durante años sin saberlo. El diagnóstico se puede realizar a través de los antecedentes familiares y personales, una exploración física y otras pruebas complementarias.

La presión arterial es normal cuando mide menos de 120/80 mmHg. Es alta (hipertensión) cuando mide 140/90 mmHg o más.

Tratamiento

La hipertensión no puede curarse en la mayoría de los casos, pero puede controlarse. En general debe seguirse un tratamiento regular de por vida para bajar la presión y mantenerla estable. Las pastillas son sólo parte del tratamiento de la hipertensión, ya que el médico también suele recomendar una dieta para perder peso y medidas como no abusar del consumo de sal, hacer ejercicio con regularidad. Además de los cambios en el estilo de vida, existen numerosos fármacos para controlar la presión arterial.

Prevención

Todos podemos adoptar medidas para minimizar las probabilidades de padecer hipertensión y sus consecuencias adversas.

Dieta saludable: reducir la ingesta de sal a menos de 5 g al día (algo menos de una cucharita de café al día); comer cinco porciones de fruta y verdura al día; reducir la ingesta total de grasas, en especial las saturadas.

Evitar el uso nocivo del alcohol, esto es, limitar su ingesta a no más de una bebida estándar al día.

Actividad física: realizar actividad física en forma regular y promoverla entre los niños y los jóvenes (al menos 30 minutos al día); mantener un peso normal.

Abandonar el consumo de tabaco y la exposición a los productos de tabaco.

Gestionar el estrés de una forma saludable, por ejemplo, mediante meditación, ejercicio físico adecuado y relaciones sociales positivas.

Fuentes: Ministerio de Salud de la Nación y OMS (Organización Mundial de la Salud)

Esta información que brindamos a través de nuestra página contiene conceptos básicos y generales sobre las temáticas abordadas. Para contar con asesoramiento detallado y personalizado, consulte con su médico de referencia.

Hipertensión Arterial

Consejos para cuidar la salud visual

 

 

En niños recién nacidos, se debe verificar que no posean cataratas congénitas ni otras enfermedades causantes de la disminución visual severa, que requieren tratamientos precoces. Los bebés prematuros pueden presentar retinopatía del prematuro, que constituye la primera causa de ceguera infantil, y cuya evolución natural es tratable si se detecta en forma temprana.


Las visitas al oftalmólogo en la niñez deben realizarse sistemáticamente, para poder detectar y corregir errores refractivos, evitando que perjudiquen el rendimiento en la escuela y el proceso de aprendizaje.

Al alcanzar la adultez pueden presentarse enfermedades como glaucoma, maculopatía, retinopatía diabética y cataratas. En algunos casos, éstas pueden aparecer en diferentes edades.
 

Algunas medidas para proteger los ojos

 

  • Consultar anualmente al médico oftalmólogo. En niños, debe realizarse el control antes de iniciar el curso escolar.

  • Lavar las manos frecuentemente con agua y jabón; evitar restregarse los ojos.

  • Asegurarse de contar con buena luz al estudiar, leer y escribir.

  • Evitar leer cuando se está viajando en un vehículo.

  • No jugar con objetos cortantes o que tengan puntas.

  • Descartar gotas o remedios si pasó más de un mes desde que han sido abiertos.

  • No utilizar anteojos, gotas o remedios recetados para otras personas.

  • Elegir lentes de sol homologadas con filtro de rayos UVA (ultravioleta), adquiridos en ópticas autorizadas.

  • Evitar accidentes que pueden causarse al usar pirotecnia o al abrir bebidas espumantes.

  • Durante la lectura, frente a la computadora o al mirar televisión, descansar la vista periódicamente y parpadear con frecuencia.

  • No fumar: el 90% de las causas de pérdida de visión se relacionan con esta adicción.

  • Las personas diabéticas, hipertensas, con enfermedades cardiovasculares o mayores de 60 años deben prestar especial atención a los controles de su salud visual.

  • En caso de accidentes no tocar los ojos ni hacer ninguna maniobra. Utilizar una gasa para cubrir con cuidado el ojo afectado y acudir al especialista lo más rápido posible. No aplicar cremas, ungüentos ni pomadas.


Alimentación y salud ocular



Mantener una dieta saludable, rica en los siguientes elementos puede ayudar a prevenir el envejecimiento de los ojos (causa de las cataratas y de la degeneración macular):

 

  • Vitamina A (tomate, espinaca, hígado, yema del huevo y verduras de color)

  • Vitamina E (manzana, ciruela, melón, banana, tomate, espárrago)

  • Vitamina C (cítricos, fresa, kiwi, pimiento verde, coliflor)

  • Luteína (brócoli, espinaca, calabaza, maíz, verduras de hojas verdes crudas)

 

Como controlar la salud ocular de los niños

 

Además de realizar controles periódicos, prestar atención y acudir al oftalmólogo si un niño presenta los siguientes síntomas:

 

  • Molestias en los ojos.

  • Poca tolerancia al sol o lentitud para adaptarse a la oscuridad.

  • Se pone muy cerca de la televisión y los libros o utiliza el dedo para leer.

  • Padece dolores de cabeza después de leer, estar frente a la computadora o la televisión.

  • Tiene un rendimiento escolar por debajo de lo esperable en relación a su esfuerzo.

 

 

Fuente:
Ministerio de Salud de la Nación

Esta información que brindamos a través de nuestra página contiene conceptos básicos y generales sobre las temáticas abordadas. Para contar con asesoramiento detallado y personalizado, consulte con su médico de referencia.

El 80% de la cegueras son evitable.

Por eso, es fundamental cuidar la vista desde el nacimiento y mantener controles preventivos a lo largo del tiempo.

Prevención del cáncer de cuello uterino

Existen medidas para prevenir y detectar esta enfermedad que afecta a las mujeres. Conozca sus manifestaciones más frecuentes y la importancia del diagnostico precoz.

 

¿Qué es el cáncer de cuello uterino?

 

El cáncer de cuello uterino consiste en el crecimiento anormal de las células en la parte inferior
del útero y afecta habitualmente a mujeres entre 30 y 55 años, aunque en los últimos años ha
aumentado su diagnóstico en edades más tempranas.

 

 

¿Qué sintomas presenta?


Sus manifestaciones más frecuentes son: sangrado luego de las relaciones sexuales, aumento del
flujo vaginal y presencia de sangrado anormal en el período intermenstrual.

 

¿Se puede detectar precozmente?


Es muy importante tener en cuenta que el diagnóstico y la localización precoz implican la curación
completa de esta patología. Para detectarla existen el Papanicolaou, la colposcopia y el examen
ginecológico, que en los últimos cincuenta años ayudaron a reducir la mortalidad en un 74%.

 

¿Cuáles son sus factores predisponentes?


Los factores que indican una predisposición a esta patología son los siguientes:

  • historia personal de muchas parejas,

  • infección por HIV,

  • inicio de relaciones sexuales antes de los 17 años,

  • antecedentes de enfermedades de transmisión sexual (por ejemplo, clamidias, herpes),

  • consumo de inmunosupresores,

  • falta de controles regulares,

  • tabaquismo,

  • afección debida a papiloma virus humano (HPV). Si bien este papiloma está presente en la mayoría de los cánceres de cuello uterino, por lo general en la mayor parte de las mujeres sólo provoca alteraciones mínimas, llamadas "lesiones de bajo grado", que se pueden tratar de modo muy eficaz,

  • antecedentes de ingesta de dietilbestrol durante el embarazo.

 

¿Cómo puede prevenirse este tipo de cáncer?


Algunas medidas recomendadas para prevenir esta afección son:

  • usar preservativos,

  • limitar el número de parejas sexuales,

  • evitar actividades sexuales de alto riesgo,

  • no fumar,

  • mantener hábitos de higiene personal adecuados,

  • efectuar el Papanicolaou en forma periódica.

 

Hoy en día existen, además, vacunas que previenen la infección por HPV.

 


Para más información, se recomienda la consulta con su médico de confianza.

Esta información que brindamos a través de nuestra página contiene conceptos básicos y generales sobre las temáticas abordadas. Para contar con asesoramiento detallado y personalizado, consulte con su médico de referencia.

SALUD SEXUAL Y PROCREACION RESPONSABLE

 

Objetivos
Dar cumplimiento a la Ley Nacional Nº 25.673/02

  • Alcanzar para la población el nivel más elevado de Salud Sexual y Procreación Responsable con el fin de que pueda adoptar decisiones libres de discriminación, coacción o violencia.

  • Garantizar la equidad en el acceso a la salud sexual y reproductiva que promueva las decisiones libre de discriminación y violencia, desde un enfoque de derechos, género y confidencialidad.

  • Lograr el reconocimiento y la apropiación del derecho a acceso a métodos anticonceptivos por parte de la población usuaria.

  • Promover las medidas tendientes a potenciar la participación genuina de las mujeres en la toma de decisiones en lo referente a la salud sexual.

  • Garantizar la disponibilidad libre de todos los métodos anticonceptivos provistos por programas nacionales y amparados en la legislación vigente (Ley Nº 25.673/02)

  • Promover la instalación definitiva de todas las garantías contempladas por el Programa Nacional de Educación Sexual Integral, de acuerdo a la legislación vigente, en colaboración con el Ministerio de Educación (Ley Nº 26.150)

  • Prevenir los embarazos no deseados mejorando las condiciones de acceso a métodos anticonceptivos, educación sexual integral y garantía de derechos sexuales y reproductivos.

  • Disminuir la mortalidad de mujeres, madres y niños relacionados a complicaciones de embarazos no deseados o abortos.

  • Disminuir la mortalidad en la mujer relacionada a patología oncológica pasible de screening en estadio temprano (cancer de mama y cuello de útero).

  • Disminuir todas las formas de discriminación y violencia de género.

SIDA

VIH significa Virus de Inmunodeficiencia Humana. Se trata de un virus que afecta las células inmunitarias (sistema de defensas), cuya función es proteger el organismo de las enfermedades.


SIDA significa Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida. Así se denomina a la etapa avanzada de la infección causada por el VIH. El síndrome (conjunto de síntomas) aparece cuando el VIH debilita las defensas del cuerpo.

Esta condición genera una predisposición para contraer enfermedades llamadas oportunistas, ya que se desarrollan aprovechando la caída de las defensas.

 


 


Debe evitarse el contacto con sangre, semen, líquido preseminal, fuidos vaginales y lecha materna de personas infectadas.

SÍ se transmite por:
- Relaciones sexuales (orales, anales o vaginales) sin preservativo.
- Compartir agujas, máquinas de  afeitar, jeringas o canutos.
- Embarazo, parto y leche materna.

 

No se transmite por:
- Abrazar y besar.
- Deportes de contacto.
- Picaduras de mosquito.
- Relaciones sexuales con preservativos.
- Compartir el mate.

 

 

  • Protegerse con preservativos en todas las relaciones sexuales (anales, orales o vaginales), de principio a fin.

  • Nunca compartir elementos que puedan tener sangre de otra persona (máquina de afeitar, cepillos de dientes, jeringas, canutos, pipas).

  • Solicitar y asegurarse de que se utilicen materiales descartables o esterilizados al realizarse tatuajes, piercings o implantes.

  • Frente a un embarazo, las mujeres con VIH pueden efectuar un tratamiento para evitar que el virus pase al bebé.


Actualmente se encuentra en aumento el número de personas que viven con VIH sin tener SIDA. Incluso luego de haber padecido este último, es posible recuperar las defensas a través de los medicamentos y convivir con el VIH. Si bien no se cura la infección, se logra que el virus no se multiplique y, de esta manera, se evita que destruya las defensas del organismo. Esto quiere decir que el VIH puede pasar a ser en una infección crónica.

Es importante recordar que el VIH puede no generar síntomas, por eso el test es fundamental para detectar esta afección.

Fuente: Ministerio de Salud de La Nación

Odontología

Las consultas odontológicas en salud resultan fundamentales para detectar cualquier tipo de patología que afecte a las piezas dentarias y que pueda desencadenar enfermedades tanto localmente como en el resto del organismo.

Las piezas dentarias juegan un rol elemental en la masticación, en la estética y en la fonación. Los tejidos periodontales son aquellos que dan sostén a las piezas dentarias en el hueso.


Las infecciones periodontales no tratadas pueden traer consecuencias graves en pacientes diabéticos y en embarazadas. En relación a la diabetes, la liberación de sustancias de las bacterias presentes en las infecciones que padece el tejido periodontal puede dificultar la acción de la insulina. Con respecto al embarazo, la enfermedad periodontal no tratada es causa de nacimientos prematuros y de bebés con bajo peso, casos similares a los que ocurren con madres fumadoras o con abuso de alcohol.
De lo expuesto, surge la importancia de la higiene y del control de las enfermedades orales, de esta manera, actuamos también en la prevención de enfermedades sistémicas.
(*) Placas de ateromas: son lesiones focales que se inician en la capa interna de una arteria.

 


Porque una boca sana comienza con un correcto cepillado, los especialistas recomiendan:

1) Colocar el cepillo de dientes en ángulo sobre la línea de la encía. Mover suavemente hacia adelante y hacia atrás. Repetir con cada diente.
2) Cepillar la cara interna de cada diente, usando la técnica anteriormente explicada.
3) Utilizar la punta del cepillo para cepillar detrás de cada uno de los dientes anteriores de arriba y de abajo, con especial énfasis en la superficie para masticar de cada diente.
4) No olvidar cepillar la lengua. Complementar el cepillado con el uso de hilo dental.
5) Cortar aproximadamente 45 cm de hilo dental y enrollarlo en los dedos medios de ambas manos, dejando unos 12 cm entre uno y otro.
6) Deslizar suavemente entre los dientes hasta llegar por debajo de la línea de la encía.

Concurrir regularmente al odontólogo es la forma adecuada para garantizar nuestra salud bucodental.

Control cardiovascular

La enfermedad cardiovascular (ECV) se considera, en la actualidad, una epidemia que en gran medida se debe a los profundos cambios que ha sufrido el estilo de vida de la humanidad en los últimos años. En la mayoría de los países del mundo, es la principal causa de muerte. En Argentina, según el Ministerio de Salud, un tercio de las muertes son ocasionadas por la ECV.

La arteroesclerosis es la enfermedad que se caracteriza por la obstrucción de las arterias por acumulación de sustancias grasas en sus paredes interiores. Su avance puede provocar efectos dañinos como hemiplejía, insuficiencia renal, infarto de miocardio, angina, insuficiencia cardíaca o muerte súbita.

Varios factores incrementan la probabilidad de contraer enfermedad arterial coronaria:

 

  • Edad: el riesgo se incrementa a medida que pasan los años.

  • Género: antes de la menopausia, las mujeres tienen mucha menor probabilidad de tener ataques cardíacos que los hombres. Después, aumenta gradualmente el riesgo.

  • Herencia: los hijos de padres con enfermedad cardíaca tienen mayor propensión a contraer esta patología.


 

  • Hipertensión arterial: cuanto mayor es la presión arterial, mayor es el riesgo de padecer infarto, insuficiencia cardíaca o enfermedad renal.

  • El tratamiento de la hipertensión debe comenzar con hábitos saludables de vida, tales como: peso corporal adecuado; dieta rica en frutas y vegetales con bajo contenido en sodio (sal); actividad física y moderado consumo de alcohol.

  • Diabetes: el paciente diabético tiene más probabilidades de sufrir enfermedad cardiovascular que el que no lo es, sobre todo cuando la glucemia no está bien controlada.

  • Tabaquismo: la incidencia de infarto de miocardio se incrementa 6 veces en las mujeres y 3 veces en los hombres que fuman al menos 20 cigarrillos por día.

  • Colesterol elevado: cuanto más alto es el colesterol en sangre, más aumenta el riesgo de presentar problemas coronarios.

  • Sobrepeso: el exceso de peso incrementa el trabajo cardíaco, el nivel de colesterol total en sangre y desciende el nivel de colesterol HDL o “bueno”, elevando la propensión a la enfermedad coronaria.


El gran desafío para todos, entonces, es prevenir la ECV, corrigiendo los factores de riesgo modificables.

Fuente: Dr. Simón Salzberg, MN 51932, Médico Cardiólogo Universitario. Jefe de Cardiología del Hospital Juan A. Fernández. Profesor Adjunto de Medicina de la Universidad del Salvador. Miembro Titular de la Sociedad Argentina de Cardiología.

Prevención del cáncer de mama

 ¿Qué es el cáncer de mama?


El cáncer de mama consiste en el crecimiento anormal y desordenado de células en distintos tejidos de la glándula mamaria. Es el tipo de cáncer más frecuente en la mujer: representa el 23% de los casos de cáncer femenino. Sin embargo, la mortalidad está disminuyendo gracias a la detección precoz a través de la mamografía, un estudio radiológico idóneo para diagnosticar un tumor aun cuando no presente ninguna sintomatología.

 

¿Quienes presentan un mayor riesgo?


Las mujeres más propensas a desarrollarlo son:

  • mayores de 50 años,

  • con menarca precoz,

  • con sobrepeso durante la posmenopausia,

  • con familiares cercanos que padecieron cáncer de mama,

  • con antecedentes de displasias mamarias graves,

  • con el primer embarazo después de los 30 años,

  • las que nunca quedaron embarazadas,

  • las que nunca amamantaron.

 

Recomendamos para su detección temprana


Si es menor de 50 años

  • Consulta de control cada dos años.

  • Autoexamen mamario cuatro veces por año en la semana posterior a la menstruación.

  • Mamografía cada dos años.

 

Si es mayor de 50 años

  • Consulta de control anual.

  • Autoexamen mamario cuatro veces por año.

  • Mamografía anual.

 

¿Cómo se diagnostica?

 

Hasta los 40 años las mujeres deben ser examinadas por un médico cada tres años y, luego, cada
dos años. Entre los 35 y los 40 años, se debe realizar una mamografía. Entre los 40 y los 49 años,
la mamografía debe practicarse cada dos años. A partir de los 50 años, la mamografía debe ser
anual.


Para más información, se recomienda la consulta con su médico de confianza.

Esta información que brindamos a través de nuestra página contiene conceptos básicos y generales sobre las temáticas abordadas. Para contar con asesoramiento detallado y personalizado, consulte con su médico de referencia.

Tabaquismo y alcoholismo

El tabaquismo es un daño de características crónicas que se produce en la persona que consume tabaco en exceso. El concepto también se utiliza para nombrar a la adicción que un sujeto experimenta por el tabaco, lo que suele generarse por la nicotina.

Se trata de una enfermedad crónica sistémica que pertenece al conjunto de las adicciones y que es una de las principales causas de mortalidad evitable en todo el mundo. Los expertos afirman que el tabaquismo está directamente vinculado al desarrollo de veintinueve enfermedades, entre ellas diez clases de cáncer.

Quien fuma adquiere una dependencia mental y física por la mencionada nicotina. El fumador puede sufrir síndrome de abstinencia cuando intenta dejar el tabaco, ocasionándole la necesidad de volver a fumar.

La nicotina, más allá del efecto adictivo, ayuda a aliviar los síntomas de la ansiedad y también tiene utilidad como antidepresivo. Sus efectos adversos, de todas formas, superan con amplitud cualquier beneficio transitorio.

Las consecuencias del tabaquismo incluso pueden llegar a personas que no fuman. Se conoce como fumador pasivo a aquél que no consume directamente los productos del tabaco, sino que aspira las sustancias tóxicas provenientes de la combustión y el humo de los cigarrillos o cigarros que fuman otras personas.

Cabe destacar que se han detectado más de cuatro mil sustancias dañinas en este tipo de humo. Sesenta de ellas son probablemente cancerígenas para los seres humanos, como el níquel y el benceno.

La OMS y la mayoría de los gobiernos de todo el mundo han implementado leyes contra el tabaco para prevenir el tabaquismo, como la decisión de prohibir que se fume en los espacios públicos.

El alcoholismo consiste en un consumo excesivo de alcohol de forma prolongada con dependencia del mismo.
El alcoholismo es una enfermedad crónica producida por el consumo incontrolado de bebidas alcohólicas, lo cual interfiere en la salud física, mental, social y/o familiar así como en las responsabilidades laborales.

Causas que inducen al alcoholismo

El alcoholismo es un tipo de drogodependencia.

Hay dos tipos de dependencia en esta adicción: la física y la psicológica. La dependencia física se revela por sí misma, cuando se interrumpe la ingesta de alcohol, con síntomas muy claros como la tolerancia, cada vez mayor, al alcohol y enfermedades asociadas a su consumo.

El efecto directo del alcohol en el sistema nervioso son la depresión, como resultado de la disminución de la actividad, la ansiedad, tensión e inhibiciones. Incluso un pequeño nivel de alcohol dentro del cuerpo enlentece las reacciones. La concentración y el juicio empiezan a empeorar. En cantidades excesivas, el alcohol produce una intoxicación y envenenamiento.

El alcohol también afecta a otros sistemas corporales. Puede aparecer una irritación del tracto gastrointestinal con erosiones en las paredes del estómago debidas a las náuseas y vómitos. Las vitaminas no se absorben bien, y esto ocasiona deficiencias nutricionales en los alcohólicos de larga evolución. También ocasiona problemas en el hígado (cirrosis hepática).

El sistema cardiovascular se ve afectado por cardiopatías. También puede aparecer una alteración sexual causando una disfunción en la erección del pene en el hombre y una desaparición de la menstruación en la mujer. El consumo de alcohol durante el embarazo puede causar problemas en el desarrollo del feto, produciendo el llamado síndrome fetal del alcohol.

El desarrollo de la dependencia del alcohol puede ocurrir entre los 5 y 25 años siguiendo una progresión. Primero se desarrolla la tolerancia alcohol. Esto ocurre en personas que son capaces de consumir una gran cantidad de alcohol antes de que se noten los efectos adversos.

Después de la tolerancia aparecerán los lapsus de memoria. Más tarde aparece la falta del control de beber, y la persona afectada no puede permanecer sin beber, lo necesita para desarrollar su vida diaria.

El problema más serio de los bebedores son las complicaciones físicas y mentales. Algunas personas son capaces de conseguir un control sobre su dependencia en las fases tempranas antes de la total pérdida del control.

No hay una causa definida del alcoholismo pero hay factores que pueden jugar un papel en su desarrollo. Es más probable el desencadenamiento de un alcoholismo en las personas con algún familiar alcohólico que en otras que no lo tienen. No se conoce la razón, que puede encontrarse en anomalías genéticas o bioquímicas.

Entre los factores psicológicos se incluyen: la necesidad de consuelo para la ansiedad, conflictos en las relaciones personales, baja estima personal, etc.

Los factores sociales incluyen: la facilidad de consumo de alcohol, la aceptación social del consumo de alcohol, estilos de vida de stress, etc.

La incidencia en la dependencia del alcohol está aumentando. Las estadísticas varían pero aproximadamente un 7% de adultos en Europa están afectados.

Prevención

Hasta que las causas primarias del alcoholismo sean descubiertas, el problema no puede ser prevenido. De todas formas, los programas educativos sobre el alcohol dirigidos a los niños y adolescentes y a sus familiares pueden ser de gran utilidad. Los hábitos sociales correctos son fundamentales para la prevención de su abuso.

Síntomas

  • Tolerancia de los efectos del alcohol.

  • Necesidad diaria o frecuente de alcohol para su función diaria.

  • Pérdida de control con incapacidad de interrumpir o reducir el consumo de alcohol.

  • Bebedor solitario.

  • Dar excusas para beber.

  • Episodios de pérdida de memoria asociados al consumo de alcohol (ausencias negras).

  • Episodios de violencia asociados al consumo de alcohol.

  • Deterioro en las relaciones sociales y familiares y en la responsabilidad laboral.

  • Absentismo laboral.

  • Inexplicable mal genio.

  • Conducta que tiende a esconder el alcoholismo.

  • Hostilidad al hablar de la bebida.

  • Negarse a la ingesta de alimento.

  • Negar la apariencia física.

  • Nauseas.

  • Vómitos.

  • Vacilación por las mañanas.

  • Dolor abdominal.

  • Calambres.

  • Entorpecimiento y temblores.

  • Enrojecimiento y capilares de la cara dilatados (especialmente en la nariz).

  • Confusión.

  • Temblores e incontroladas sacudidas del cuerpo.

  • Cansancio y agitación.

  • Insomnio.

  • Pérdida de apetito e intolerancia a toda la comida.

  • Confusión.

  • Alucinaciones.

  • Taquicardia.

  • Sudores.

  • Convulsiones.

  • Problemas en la lengua.

  • Lacrimeo.

  • Desvanecimiento.

Tests y análisis

Se hace una historia del consumo crónico o excesivo del alcohol. La historia debe ser obtenida de la familia si la persona afectada es incapaz de contestar a las preguntas. Un examen médico hace posible la identificación de problemas físicos relacionados con el consumo de alcohol.

Un examen toxicológico del nivel de alcohol en la sangre confirma la reciente ingestión de alcohol (lo que no necesariamente confirma un alcoholismo).

También se realizan tests de función del hígado incluyendo GOT, GPT y fosfatasas alcalinas, que se encuentran anormalmente elevadas.

El alcoholismo también puede alterar los resultados de los siguientes tests:

  • ácido úrico.

  • Osmolaridad de orina.

  • Test de suero de magnesio.

  • Cuerpos cetónicos en la orina.

  • Recuento absoluto de eosinófilos.

Pronóstico

El alcoholismo es el mayor problema de salud, tanto social como económico. Está implicado en más de la mitad de accidentes de tráfico y muertes accidentales. Un alto porcentaje de suicidios se cometen combinando el alcohol con otras sustancias, y hay muchas muertes relacionadas con el alcoholismo por las complicaciones relacionadas con la enfermedad. Los programas de tratamiento tienen diferentes resultados, pero mucha gente con una dependencia del alcohol tiene una completa recuperación.

Complicaciones

  • Pancreatitis aguda y crónica.

  • Cardiomiopatía alcohólica.

  • Neuropatía alcohólica.

  • Varices esofágicas sangrantes.

  • Degeneración cerebral.

  • Cirrosis hepática.

  • Complicaciones de la abstinencia alcohólica.

  • Depresión.

  • Disfunción en las erecciones.

  • Síndrome fetal alcohólico en los hijos de mujeres alcohólicas.

  • Aumento de la presión arterial.

  • Incremento en la incidencia del Cáncer.

  • Insomnio.

  • Deficiencias nutricionales.

  • Suicidio.

Síndrome de Wernicke-Korsakoff.

© 2023 Secretaria de prensa - ceramistasprensa@hotmail.com

Doblas 629 - CABA - 114921-0906

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus
  • w-youtube